En el Hort de Fortunyo hay siete habitaciones, que tienen nombres de plantas o flores. Son espacios amplios y luminosos y disponen de un balcón con vistas al jardín, un gran armario empotrado y de su propio baño, equipado con ducha, lavabo, inodoro, bidé, secador de pelo y ventilación directa.